sábado, 30 de mayo de 2009

Ghosts on Saturday!


Today
I saw my life

my past
walking across
without even notice
that I was stood
over there
astonished
like a salt statue

at all

...Lucky me,
the death wasn´t free


Ghosts of Saturday
Only passed away...

viernes, 22 de mayo de 2009

En el día del árbol, 22 de mayo



Himno al árbol


Árbol hermano, que clavado
por garfios pardos en el suelo,
la clara frente has elevado

en una intensa sed de cielo;

hazme piadoso hacia la escoria
de cuyos limos me mantengo,
sin que se duerma la memoria
del país azul de donde vengo.


Árbol que anuncias al viandante
la suavidad de tu presencia
con tu amplia sombra refrescante
y con el nimbo de tu esencia!

haz que revele mi presencia
en las praderas de la vida,
mi suave y cálida influencia
sobre las almas ejercida
.

Árbol diez veces productor:
el de la poma sonrosada,
el del madero constructor,
el de la brisa perfumada,
el del follaje amparador;


el de las gomas suavizantes
y las resinas milagrosas,
pleno de tirsos agobiantes

y de gargantas melodiosas;

hazme en el dar un opulento
para igualarte en lo fecundo,
el corazón y el pensamiento
se me hagan vasto como el mundo!

y todas las actividades
no lleguen nunca a fatigarme:
"las magnas prodigalidades
salgan de mí sin agotarme".


Árbol donde es tan sosegada
la pulsación del existir,

y ves mis fuerzas la agitada
fiebre del siglo consumir:

hazme sereno, hazme sereno,

de la viril serenidad
que dio a los mármoles helenos
su soplo de divinidad.

Árbol que no eres otra cosa
que dulce entraña de mujer,
pues cada rama mece airosa
en cada leve nido su ser:
dame un follaje vasto y denso,
tanto como han de precisar
los que en el bosque humano inmenso

rama no hallaron para hogar.


Árbol que donde quiere aliente
tu cuerpo lleno de vigor,
asumes invariablemente.

Haz que a través de todo estado
-niñez, vejez, placer dolor-
asuma mi alma un invariado
y universal gesto de amor
el mismo gesto amparador.

--------
Por la poetisa chilena Gabriela Mistral y dedicado a José Vasconcelos, 1927.

viernes, 15 de mayo de 2009

En torno a la Obra de José "Pepe" Milla

José Milla en el libro “Un viaje al otro mundo pasando por otras partes”, escrito en 1871 en París, otorgó el sello de legitimación al ladino por medio de la creación y bosquejo de su personaje Juan Chapín, protagonista del cuadro de costumbres "El Chapín"[1]:


El tipo del verdadero y genuino chapín es hospitalario, servicial, piadoso, inteligente, (...) novelero y se alucina con facilidad (...) es apático y costumbrero; no concurre a las citas; y si lo hace es siempre tarde; se ocupa en los negocios agenos un poco más de lo que fuera necesario, tiene una asombrosa facilidad para encontrar el lado ridículo á los hombres y á las cosas.

El verdadero chapín (no hablo del que ha alterado su tipo extranjerizándose) ama a su patria ardientemente, entendiendo con frecuencia por patria la capital donde ha nacido; y está tan adherido á ella, como la tortuga al carapacho que la cubre. Para él, Guatemala es mejor que París; no cambiaría el chocolate, por el té, ni por el café (en lo cual tal vez tenga razón). Le gustan más los tamales que el vol-au-vent y prefiere un plato de pipián al más suculento roastbeef.Vá siempre á los toros por Diciembre, monta á caballo desde mediados de Agosto hasta el fin del mes; se extasía viendo arder castillos de pólvora; cree que los pañetes de Quetzaltenango y los brichos de Totonicapán pueden competir con los mejores paños franceses y con los galones españoles; y en cuanto á música, no cambiaría los sonecitos de Pascua or todas las óperas de Verdi. Habla un castellano antiquísimo: vos, habis, tené, andá; y su conversación está salpicada de provincionalismos, algunos de ellos tan expresivos como pintorescos. (p.156-159)


Ramón Sosa, en la biolgrafía que escribió en 1889 sobre Milla, afirmó que este personaje era, "nuestro tipo nacional, que si no tiene la originalidad, la intención y la gracia de un Sancho Panza, supera en muchas ocasiones, en oportunidad, donaire y chiste, al Tirabeque de Fray Gerundio" (p. 94).



[1] José MILLA. El Chapín. In: ESPONDA, Sóstenes (Org.). Libro de lectura, 3. San Francisco, CA: Pacific Press, 1896. p. 157-169.

Se conserva la grafía de 1871.

domingo, 10 de mayo de 2009

En el día de la Madre, 10 de mayo

A mi madre

Quiero brindar estos versos
a mi madre idolatrada,
con suave perfume de rosas,
todo para ti, madre adorada.

Madre, autora de mis días,
todo tuyo es mi corazón,
por el sendero del bien me guías
y me enseñas la oración.

Yo por eso con fervor te amo
te agradezco tu presencia,
ya que después será vano
llorar triste tu ausencia.

Ante tí, rindo, madre querida,
mi amor puro y sincero;
eres lo que más amo en la vida,
eres el tesoro que más quiero.

----------------------------------------
NATARENO, Luz Pilar. Poemas y canciones infantiles. Guatemala: Tipografía Nacional, 1982. p. 30.